Boletín Mayo 2016


Los antiguos alumnos del Colegio San Ignacio nos compartieron su visión de OSCASI

“Entramos para aprender y salimos para servir”

“Lo primero que voy a decir es que la diferencia entre los egresados del San Ignacio y los egresados de otros colegios,  es que los egresados del San Ignacio no son exalumnos, son antiguos alumnos.

Para la comunidad de antiguos alumnos OSCASI durante mucho tiempo significó el trabajo social de las mamás de nuestras promociones en el Barrio Unión de Petare. Siempre vimos a OSCASI como una institución que hacía una Verbena a la que todos queríamos ir, porque era un punto de encuentro, pero fuera de eso, no sentíamos una identificación como una obra en la que todos debíamos aportar y participar.

De un tiempo hacia acá, con la llegada de antiguos alumnos a la Junta Directiva, OSCASI ha tenido una redimensión, ha tenido un relanzamiento y hemos entendido que OSCASI no es sólo un grupo de mamás, sino que es una obra social importante, más en el vuelco económico que tomó el país de dos años hacia acá y sentimos que además es la fórmula de canalización de la acción social que debe tener el Colegio San Ignacio.

Hay una frase interesante que San Ignacio decía: -Entramos para aprender y salimos para servir-. Creo que el servicio es uno de los pilares de la espiritualidad ignaciana y el servicio significa acción y eso lo vivimos a través del voluntariado que hacemos. Aunque para mí los héroes de los antiguos alumnos del Colegio San Ignacio son los que están dedicados al voluntariado de OSCASI,  porque brindan su servicio a una parte fundamental del país que está más necesitada”.

Rolando Hernández
Presidente de ASIA


Tenemos una parte más importante dentro de OSCASI

“OSCASI significa ese granito de arena para ser agentes de cambio y mantener el compromiso con los más desfavorecidos. Además, de poder expresar una contribución a la educación, que es la base para corregir los defectos que pueda tener nuestra sociedad.

Soy egresada del año 88 del Colegio San Ignacio y en aquel momento era la obra de las mamás para llevar ese mensaje católico y de inclusión a estos niños que no tenían acceso a la educación formal. Para nosotros era lo que hacían las mamás mientras nosotros estábamos en el colegio.

Hoy en día, es un orgullo que en la Junta Directiva hayan antiguos alumnos, así nosotros asumimos el rol que antes tenían estas mamás y cada vez los antiguos alumnos tenemos una parte más importante dentro de OSCASI.

Hace quince años que soy madrina de OSCASI, no es que sea una gran suma al mes, pero creo que vale la pena dejar de comer un día en McDonal´s para poder apadrinar a uno de estos niños. La recompensa es enorme cuando ves niños que te dicen: -esta escuela es diferente-, -aquí me dan comida que a veces en mi casa no me pueden dar-, eso no tiene precio. Los bolívares que damos se recompensan en gigante”.

María Pérez Brion
Promoción del 88


Vivo la espiritualidad ignaciana en el día a día

“OSCASI es una institución que ayuda muchísimo a los niños con menos recursos y para nosotros significa un orgullo como alumnos y antiguos alumnos del Colegio San Ignacio que se mantenga hoy en día.

En lo personal uno crece ayudando a OSCASI, trabajando primero en La Verbena y después con cualquier otra cantidad de actividades que desarrollaba a lo largo del año mientras era alumno del colegio y al graduarse queda ese sentido de pertenencia en el que sientes que con el simple hecho de estar relacionado con OSCASI significa que estás aportando tu granito de arena en la construcción de un país mejor.

Siempre he tratado de preservar los valores de ayudar a la gente, tratar de involucrarme con las personas que están a mi alrededor en lo que uno pueda y creo que eso me quedó no sólo de OSCASI, sino en general del Colegio San Ignacio.

Vivo la espiritualidad ignaciana en el día a día, sobretodo en la toma de decisiones. Mis valores fundamentales son Familia, es lo primero, luego Religión desde la visión -En todo amar y servir- y tercero pero no menos importante mi país. Siempre trato de preservar esos tres pilares fundamentales en mi vida”.

Bernardo Wallis
Promoción del 93


Hay que seguir empujando juntos por un mejor país

“Como alumna OSCASI significó la posibilidad de conocer lugares y personas a las que en la vida común y corriente quizás no hubiese conocido. Cuando estudié en el Colegio tuve la oportunidad de ir a conocer la obra de OSCASI y creo que eso me hizo entender en buena medida las necesidades y las realidades de otras personas con entornos diferentes.

Como antigua alumna, significa la constancia de una obra sostenida en el tiempo con un objetivo muy sólido y con unos logros importantes a nivel de transformación social.

Ahora como mamá del colegio, creo que una de las principales motivaciones por la que queremos que nuestros hijos sigan formándose con la Compañía de Jesús, es justamente esa visión que tienen y que impacta directamente a OSCASI, en que forman a personas, no sólo desde la educación, sino desde la sensibilidad social.

En estos días complicados, esa formación ignaciana es la que nos mantiene convencidos de que hay que seguir empujando juntos por un mejor país, siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola. Además, el momento de país demanda que los venezolanos nos comprometamos más y una de las mejores maneras que tenemos los antiguos alumnos ignacianos es a través de OSCASI. Es la plataforma ideal para que nosotros y nuestros hijos estemos enlazados con otras comunidades que necesitan de nuestro apoyo”.

Albe Pérez
Promoción del 93


64 años de vida Jesuita

El P. Epifanio desde muy pequeño quiso ser sacerdote. A sus 96 años, nos cuenta un poco de su vida y de cómo participó durante los inicios de OSCASI.

“Yo soy de Bailadores de Mérida, un pueblo muy bonito y de gente trabajadora. Salí de Bailadores muy pequeño. Vine a Caracas por ciertas circunstancias y de Caracas fui a Maiquetía a donde un tío, pero me escapé de la casa de mi tío porque me dijo –Tú no vas a ser seminarista-, y eso me bastó a mí para decir –yo me voy-“. Continuar leyendo

P. Epifanio Labrador
Sacerdote Jesuita