Una semana en Petare II – Testimonios

Feb 22, 2016 | Campamentos |

Un grupo de estudiantes de V año del Colegio San Ignacio vivieron su experiencia en Petare al pasar una semana en nuestras escuelas, en el segundo Campamento del año escolar.

Son distintos puntos de vista y emociones al percibir una realidad muy distinta a la que están acostumbrados. De esta manera, nos cuentan sus impresiones.

Puedes hacer clic sobre cada imagen para leer el testimonio de esa persona

Ana Carolina Hernández

No tengo palabras para expresar esta experiencia tan llenadora. El Beatriz Castillo es un sitio donde realmente me pude encontrar, los niños me llenaron de alegría toda la semana, fue algo increíble. Jugar con ellos es lo mejor, te llenan de energía y te obligan a sacar de donde no sabías que tenías.

Por otro lado, dar clases también fue algo bellísimo, ver cómo esos niños de los que te enamoras, te ponen todas su miraditas de atención, yo me enamoré de todas y cada una de esas miradas, y traté de ocuparme de todos, uno por uno, ayudándolos en matemáticas y lengua.

Resultó ser al revés, estos niños me enseñaron a mí más de lo que me pude haber imaginado; me enseñaron a reír, me enseñaron a llorar, me enseñaron a soñar grandes cosas, me enseñaron a ver el mundo de otra forma, me enseñaron a vivir, pero lo mejor de todo fue que me enseñaron a ser agradecida por todo lo que tengo. Ese calor que recibí en toda esta semana no lo cambio por nada del mundo.

Quedé con muchas ganas de volver y siento que ya los extraño. Me voy con un sabor a calor humano de calidad.

Quiero venir mucho más seguido, por ahora siento que nos haremos falta, además quiero escuchar sus risas, sus chistes y hasta esos hermosos halagos como “profe, usted si habla bonito”, incluso creo que voy a extrañar a los más traviesos, porque ellos sí que me hicieron correr.

No puedo dejar de lado, mencionar y agradecer a las profes, a Isa, a Silvia y al Director, por todo lo que hicieron por nosotras. Siempre nos atendieron de la mejor manera y estuvieron a nuestra disposición, así como nosotras lo estaremos cuando nos necesiten.

¡Gracias por todo!


Ana Victoria Guzmán

ana-guzmanEsta experiencia fue excelente, me quiero quedar. Estos niños tienen valores que personas de mi entorno no tienen. Uno de los más importantes es la humildad, que además se refleja en cosas tan simples como el compartir, las comidas, sin importar la cantidad.

Son personas integrales y con una capacidad de aprender increíble. El vínculo que se creó entre nosotras (las profesoras) y ellos fue excepcional, los quiero mucho. Además de todo esto, son únicos, con personalidades inigualables y hermosas. El hecho de que exista una escuela aquí es muy bueno, ya que permite a las personas  que viven alrededor estudiar y una de las cosas más importantes que requiere este país es la educación.

Haber venido fue una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida. ¡Quiero volver!


Amanda Martínez

Esta experiencia ha sido para mí bastante confortable y agradable para compartir con los niños, sensibilizarnos y empatizar con ellos en su propio ambiente. Son niños adorables y muy buenos, que tratan y se esfuerzan por salir adelante cada día, pero que a su vez han sido lamentablemente corrompidos por esta sociedad cada vez más escatológica y grosera, que se encarga de hacer creer a los niños valores que muy lejos están de los principios que creo deberían ser realmente importantes para ellos.

Sin embargo, las personas que manejan y trabajan para esta institución están realmente comprometidos con esta hermosa misión de educar a los pequeños de Petare y estoy segura que mientras las ganas sobren, cada día estarán construyendo un futuro mejor para todos.


Andrés Cottin

andres-cottinMi experiencia en Petare ha sido muy gratificante, porque he visto una realidad muy distinta a la mía y me hace darme cuenta de mi buena vida. Por ejemplo, el otro día estábamos hablando de mamás y un niñito preguntó si nosotros teníamos mamá todavía.

 

 


Andrés García

andres-garciaEsta semana en la que he estado trabajando y dando clases a los niños de Petare he aprendido lo ruda que es la vida en este lugar, el aprecio por los objetos personales que tienen la mayoría de los niños, el estar siempre a la defensiva y en algunos momentos a la ofensiva, se nota mucho la esencia de la calle.

 

 


Camila Mattar

camila-mattarSiendo esta mi segunda vez asistiendo a este campamento, existe todavía ese sentimiento gratificante y miles de emociones encontradas que no puedo explicar, que me llenan de felicidad al ver a los ojos de estos niños y saber que sí existe esperanza para nuestro país.

Estoy sumamente agradecida con el colegio y con OSCASI por brindarme nuevamente la oportunidad de hacerme sentir como si estoy haciendo a nuestro país un mejor país cuando estos niños me llaman “profe” o “maestra”.

Estoy agradecida por conocer la otra cara de la moneda, la otra cara de nuestra realidad y poder ponerme en los zapatos de esta gente que la tiene ruda y me hace darme cuenta de todo lo que tengo y que hay que dar GRACIAS.

No duden en venir a Petare a compartir con chamos que de verdad están agradecidos por tu compañía.


Carla González

carla-gonzalezPasar una semana compartiendo con los estudiantes de las escuelas de OSCASI ha sido una experiencia que me ha llenado. Es indescriptible la emoción que sientes al ver la mirada de agradecimiento de un niño cuando le enseñas algo, cuando le das un detalle o simplemente al verte llegar en la mañana, sabiendo que vienes a pasar un día con ellos, permitiéndoles tener un día distinto.

De tener otra oportunidad de asistir a las escuelas de OSCASI, lo haría sin pensarlo dos veces. Me encantó pasar una semana aprendiendo de la sencillez, humildad y humanidad de los niños de la escuela Beatriz de Castillo, niños cariñosos, que te reciben con un abrazo y una sonrisa. Lo más fuerte de la semana fue tener que despedirme de ellos, después de haberles agarrado tanto cariño y aprecio.

Quiero agradecerles a la familia OSCASI por permitirme pasar una semana junto a ellos, dándome la oportunidad de conocerlos, de hacerme sentir que formo parte de esta maravillosa familia y de hacerme crecer como persona.

¡Gracias!


Diego Moreno

diego-morenoEsta fue una de las mejores cosas que me han pasado, ver a estos niños divirtiéndose y enseñándolos como un profesor de verdad me conmovió, y que cada día que llegue me saluden con una sonrisa. Si pudiera volver, lo haría.


Federica Moreno

federica-morenoEsta experiencia fue única, porque me permitió escaparme un rato de mi rutina y poder conocer un poco más las experiencias de personas que tienen una realidad muy distinta. Realmente la disfruté muchísimo porque reconocí personas super especiales que me recordaron lo bonito que es apreciar las pequeñas cosas de la vida y disfrutar todos los momentos con aquellos que nos acompañan.


Gustavo Betancourt

Mi experiencia en Petare ha sido muy buena. He aprendido muchas cosas y de verdad me gustó. Quisiera volver a tener una experiencia así otra vez en mi vida.


Jorge Olavarría

Me gustó la actividad, creo que me impresionó el nivel de madurez sexual, emocional y de vida que tienen estos muchachitos. Son niños de 7 y 8 años, y me sentí hablando con un niño de su edad pero con el humor y seriedad de un adulto.


María Fernanda Uzcátegui

mafer-uzcateguiEsta semana fue todo lo que esperaba y mucho más. Alcanzamos el excelsior en todos los sentidos. Salimos de la burbuja de la cotidianidad.


Miguel Calvo

miguel-calvoHoy viernes último día del campamento de Petare, uno de los chamos del colegio hizo un comentario que me impactó mucho, yo dije que mi mamá me había llevado a un lugar el día anterior y el preguntó si yo todavía tenía mamá, le dije que sí un poco extrañado, él dijo “wao”.

Este simple comentario me hizo reflexionar mucho sobre lo agradecido que tengo que ser en la vida. Estas personas viven un día a día muy duro y esta pequeña labor que hacemos les hace pasar momentos muy agradables.


Rogelio Amaro

rogelio-amaroEsta semana fue una experiencia increíble. Empezamos viniendo por el hecho de completar horas o por querer ayudar a jóvenes desfavorecidos, pero fue completamente distinto, ya que uno crea un vínculo con los chicos y logras entender el por qué se encuentran en esta situación.

Yo personalmente descubrí que hay bastantes chicos con un potencial increíble, sus mentes alcanzan lo inimaginable y lamentablemente no tienen la oportunidad de avanzar por su entorno.

Definitivamente volvería sin importar que ya cumplí mis horas, porque a pesar del entorno, muchos de ellos tienen el potencial de llegar lejos.


Virginia Villalobos

virginia-villalobosPara mí, la experiencia de Petare ha sido muy especial. He disfrutado el tiempo con estos niños y realmente les he agarrado mucho cariño a varios de ellos. Son niños que a mi parecer, son muy cariñosos, agradecidos y con un gran corazón. Creo que experiencias como estas son muy necesarias para ponerte los pies en la tierra sobre la realidad de nuestro país, que muchas veces olvidamos es muy cercana a la nuestra.