64 años de vida jesuita

May 24, 2016 | Jesuitas

epifanio-labradorEl P. Epifanio desde muy pequeño quiso ser sacerdote. A sus 96 años, nos cuenta un poco de su vida y de cómo participó durante los inicios de OSCASI.

“Yo soy de Bailadores de Mérida, un pueblo muy bonito y de gente trabajadora. Salí de Bailadores muy pequeño. Vine a Caracas por ciertas circunstancias y de Caracas fui a Maiquetía a donde un tío, pero me escapé de la casa de mi tío porque me dijo –Tú no vas a ser seminarista-, y eso me bastó a mí para decir –yo me voy-.

Desde pequeño he querido ser sacerdote, yo decía misas en la casa (risas), buscaba otros muchachitos para darles la misa.

Entonces, mi tío tenía una pensión y allí había unas señoras a las que yo les había dicho que quería ser sacerdote. Ellas me llevaron de nuevo a Caracas dónde una señora me recibió como uno de sus hijos y me puso a estudiar en el Colegio San Ignacio en segundo grado, yo era más grande que los demás estudiantes.

epifanio-labrador2Al conocer a los Jesuitas, dije-quiero ser Jesuita-. Así que conmigo se fundó el noviciado en Venezuela, yo fui el primer novicio que tuvieron. Fui ordenado en el año 1952, el 21 de junio de 1952, son 64 años hasta hoy de sacerdote.

Estuve acompañando a OSCASI durante sus primeros tres años. Yo trabajaba en Petare, en el Barrio Unión.

La iniciativa de crear OSCASI vino de varias señoras, pero lo que más recuerdo es a la Señora Castillo, ella era quien movilizaba a todas las mamás para realizar la labor social.  Así nació OSCASI, con un grupo de mamás que iban al barrio.

Yo apreciaba mucho su trabajo, porque veía que señoras que vivían bien, se preocupaban por la gente pobre. Eso si es evangelio.

¿Qué hacía yo? Más que todo visitarlos, visitar las casas, estar con la gente. Y la gente aprecia la visita del sacerdote. Yo iba todos los días al barrio y para ellos es una gracia que el padre haya ido a su casa.

Yo le aconsejo a la gente de OSCASI que mantenga su trabajo en los barrios, que hagan lo posible por conocerlos, les aconsejo visitar las familias y que sepan cómo viven”.

P. Epifanio Labrador S.J.