En OSCASI el tercer momento pedagógico se vio aún más limitado por nuevas normas de actuación a raíz del incremento de los casos de Covid-19 a nivel nacional. Esto nos obligó a cerrar los comedores y reducir el número de atenciones personalizadas de nuestros estudiantes. Nos replanteamos un nuevo esquema de trabajo en las distintas áreas de atención. En lo pedagógico atendimos presencialmente sólo en semana flexible los casos que ameritaban refuerzo académico. Los lunes y viernes estaban limitados a la recepción y distribución de tareas que eran recibidas por los representantes para que sus hijos la elaboraran en casa y el resto de las actividades, tales como lectura, matemáticas y proyectos de aula, se llevaron a cabo a distancia mediante chats de WhatsApp, SMS, llamadas telefónicas e incluso en algunas oportunidades recibiendo la visita de los docentes. Se dio inicio a talleres vía online de formación personal, liderazgo, oratoria, valores ciudadanos y búsqueda de excelencia para los estudiantes de sexto grado.  También se aprovechó la oportunidad de abrir espacios de formación para nuestro equipo docente en materia de Pedagogía valiéndose de las herramientas tecnológicas otorgadas por la organización.

En el tema de alimentación a pesar de las limitaciones que se nos presentaron hemos resuelto entregando bolsas de alimentos por familias mensualmente. En las semanas flexibles, y en el horario que se nos es permitido acudir a las escuelas, ofrecemos meriendas que están diseñadas por un equipo de nutricionistas para garantizar el mayor aporte nutricional para nuestros niños. Hemos realizado un refuerzo en dotación mensual de alimentos para ayudar a las familias que se encuentran en condiciones más vulnerables.

En este período en el área de salud nos enfocamos en atender los casos de afecciones que requerían de atención especializada. Se consultaron a neurólogos, psiquiatras y cirujanos. Se realizaron siete (07) intervenciones quirúrgicas en el Hospital Dr. Leopoldo Manrique Terrero-Periférico de Coche, en el marco de una jornada especial. Recibimos la donación de medicamentos, levantamos su inventario clasificándolos por su principio activo, se seleccionaron los medicamentos que podían ser utilizados por nuestros niños de acuerdo a la patología presentada y el resto se encuentra en el inventario que queremos sea parte del proyecto de la construcción de un consultorio para nuestras escuelas. También se logró digitalizar la totalidad de las Historias Clínicas de nuestros estudiantes para que los profesionales de la salud que nos apoyen tengan accesible la información.  Para apoyar a nuestra comunidad con el cuidado de su salud en tiempos de pandemia hemos hecho entrega de Kits de higiene mensualmente.

El trabajo con el voluntariado no se ha detenido, tanto las Mamás Lectoras como Arte Terapia continúan haciendo vídeos y comunicadas vía chat con los alumnos para que estos realicen producciones y puedan compartir los resultados de sus trabajos con fotos enviadas al grupo correspondiente a su grado.

En cuanto a la infraestructura se llevó a cabo la rehabilitación física de la escuela Beatriz De Castillo que consistió en reactivar el servicio de la acometida de agua potable de la escuela, que había sido violentada, ocasionando la restricción del servicio a través de la tubería. La fachada de la escuela fue remozada cambiando el friso y pintándola; se sustituyeron las ventanas de madera, que estaban deterioradas por el paso del tiempo; se colocaron tejas en el muro perimetral de la escuela y la puerta de hierro fue reparada sustituyendo las láminas que estaban oxidadas, fondeándolas y pintándolas. Los tubos de drenaje en la pared se cambiaron por unos nuevos. La iluminación de la entrada de la escuela fue mejorada colocando nuevas lámparas. En el interior del edificio también se hicieron correcciones, frisándolo y pintándolo.

La cocina de La Escuela Beatriz Castillo también fue intervenida al cambiarle las llaves del fregadero, reparando la licuadora industrial, comprando una licuadora nueva y haciendo mantenimiento al freezer y la nevera.

En la escuela Nuestra Señora Del Carmen también se mejoró su iluminación realizando el cambio de bombillos y se compró toda la pintura para llevar a cabo la rehabilitación de la casa. Actualmente, estamos haciendo el levantamiento para remover las tejas del techo, hacer la impermeabilización y colocar nuevamente las tejas para dejar la casa en su estado original.

Debido a las variaciones eléctricas que se generan a diario en las distintas zonas de Petare, los equipos sufren daños y nos hemos ocupado de su reparación, realizando puntuales mantenimientos correctivos para garantizar su operatividad. 

Estamos en este momento en el cierre del año académico y van a egresar de nuestras dos escuelas 28 estudiantes, a quienes la Zona Escolar les asignó, el plantel en donde podrán continuar sus estudios de bachillerato.

Abrir chat
OSCASI | SOMOS LOYOLA
Hola!!

¿ En que podemos ayudarte ?